El movimiento del silencio

A M. L.

 

Pesados vestigios, de frustraciones que alimenta,

no repara en versos, ni en las planicies de un latido,

duerme y respira en cada abrazo de la noche.

 

Desea en su perplejidad, sonámbula de horizonte,

dispersa los recuerdos del presente en un café,

en una caricia que vuela sin alas.

 

Redime en cobardía, la hidalguía trasnochada,

los afluentes de su canto,

la alegría en culpa, de una belleza desmedida.

 

Cansada y ausente, regala su levedad

ya no pausa ni acumula,

ya no perpetua el silencio…

 

mujer

Manuel de la Cuesta
Anuncios

Baco, canto primero.

Denigrantes seres

sucumben en gravitación absorta,

la solemnidad que acalla los cuerpos,

el remoto paisaje de nuevas soledades,

la nostalgia de lo prohibido,

el sabor de la derrota.

Absorben mi densidad entregada en sacrificio,

caricias de la noche en llamas,

colapsan en vientos mil formas,

dudas que anidan las entrañas de esta bestia,

en canto y éxtasis ultrajada,

calma sus ansias de sangre en cálidos torrentes,

que desviste la virtud,

la creación divina,

en mi ocaso padecisteis.

De mi copa no beben los cobardes,

ante las culpas de los sabios,

las nubes no saben ocultar,

los silencios que dominan.

Solo el llanto queda,

el rencor indomable,

dame hoy tu bondad

quizás cure lo incurable,

las ansias profundas

de vivir muriendo.
baco

 

A las distancias encontradas.

Verte o no verte esa es la medida de mi tiempo,

como decia Borges… amigo o no amigo, algo mas que amigo,

me confunde, te deseo.

Sentirse atraída a lo desconocido, un abismo.

 

¿Cómo recupero mi esencia, mi fe?

Dos y veinte de la mañana.

Él quizás dormido, quizás despierto,

quizás con el cuerpo exhausto y la mente inquieta.

 

Me limita mi limite,

me interrumpe el deseo,

¿Qué fuente mágica trajiste?

me irrita, vomito, me duermo, respiro.

 

Tengo miedo, miedo de no saber,

Pánico insomne, pánico de muerte.

No quiero decirte mas,

no puedo prometerte integridad.

No puedo jurarte lealtad, la finitud la acabará.

 

Creer y no creer,

altibajo constante,

lucha cada centímetro de mi por verte otra vez.

 

Y repelo tu sentir,

te destruyo a cada instante.

No puedo mi amor, no puedo con esto.

Te dejo ahí, mas libre que la libertad

No eres mío, no soy tuya, nunca más.

 

 

Perdón por la cobardía,

gracias por la osadía.

Un día, si te encuentro;

te desarmo con mi viento,

huracán de amor eterno, que llevo dentro.

 

Centrifugo movimiento,

vos y yo,un momento.

Porque la vida amor mio… es un momento.

 

Malena Loyola.

 

HOMBRE TRENES

Donde florece el desvelo…

Silencios de una noche arrasada,

la espada que justifica

su esencia y la mía,

lóbrega ausencia, dormida entre papeles.

 

Pronto acribilla el destino,

entre premisas dulces;

rubia agonía al nuevo sol, de tus labios húmedos.

 

Esclavo de aversión,

suspiro colérico e inerte,

el azar congelado en la memoria,

trazando el paisaje que nace en tus ojos.

 

Donde no duermen las horas,

ultraje bucanero de la melancolía,

tarde en miel y canela

se eleva en las cenizas del futuro.

gsgsg

El crecimiento económico y el fetichismo del bienestar. Primera parte.

“El capitalismo se ha transformado en un sistema mundial de opresión colonial y estrangulación financiera de la inmensa mayoría de la población del mundo por un puñado de países “adelantados” “. V. I. Lenin- 1917

Prefacio.

La constante búsqueda del bienestar y la felicidad, a lo largo de la historia de la humanidad conocida, como aprehensión cultural nos llega a nuestros días y al calor de la “revolución informática” nos supedita a la idealización y configuración esquemática simplista y hegemónica, de un concepto que ha tenido a través de la historia, múltiples y diferentes fuentes filosóficas, significados y simbolismos para las diversas civilizaciones, culturas y religiones, en distintas edades históricas, según nos situemos para esbozar el análisis profundo de su delineamento total.

No es la virtud de éste escrito esgrimir acerca de las relaciones de gnoseología ni fenomenológicas de contenido antropológico y psicológico social que hacen al estudio integral de lo que denominamos felicidad y bienestar, tampoco de exponer las distintas fuentes filosóficas que se han escrito sobre el tema, entre los diversos autores que se han pronunciado, tomaremos meramente ideas en resumen, que desembocan en la actual concepción, tales como: Marx, Schopenhauer, Aristóteles, Spinoza, Kant, Tomás de Aquino o Heidegger, entre otros.

El sentido intrínseco que persigue este articulo, está referido a la agregación, en el marco de la hegemonía cultural de los conceptos asociados hasta nuestros días, en contraste con la teoría del crecimiento económico, teoría no rescatada en mayores consensos, en una visión socio-cultural dentro del sistema capitalista.

Mitos y verdades sobre el crecimiento económico.

Durante muchos años a esta parte, vimos sobrevenir un gran caudal de encuestas, estudios, consultas, relevamiento de datos estadísticos y muestreos poblacionales, que nos arrojan datos irreconciliables en cuanto a los ingresos per cápita y el grado o medición poblacional de felicidad/bienestar, en cuanto a percepciones, señaladas bajo un nivel de sensación, llámese nivel de o punto de saciedad.

Incluso hasta nuestros días, y a pesar de las luchas sostenidas durante el siglo XX y parte de éste siglo, en todo el globo, en cuanto a luchas que sostenían, la abolición de la propiedad privada, la exposición ante la cruda desigualdad en la distribución de la riqueza nacional, el sometimiento de una clase, la burguesía, desde la economía, política y la cultura; el crecimiento económico es percibido de igual grado y en mayor medida, de forma beneficiosa, desde el punto de vista social, como advenimiento de la humanidad. Mucho hemos oído hablar de aquellos indices que conforman el tablero de control de las economías globalizadas actuales; los niveles de empleo, las balanzas comercial  y de pagos, el indice inflacionario, y la distribución del ingreso nacional, como paliativos ante el ritmo del crecimiento económico como el verdadero y único indicador que refleja el progreso como objetivo máximo y permanente de la felicidad y el bienestar de la  sociedad en su conjunto.

Ante este nuevo mesías, el Crecimiento Económico, es la respuesta para parchar y subsanar los baches, que el mismo proceso genera en las sociedades, otorgando en si mismo, las razones y argumentos para su solución efímera:   mejora de la calidad de vida, aumentar el tiempo libre, la elevación total de la educación y la cultura, y la disminución de la pobreza. Cuestiones, que sin duda resultan efímeras, espejismos creados en consecuencia para redimir las alternativas, a los contra-argumentos que someten a pruebas ya caducas de esas falsarias respuestas ante las problemáticas desatadas a nivel mundial. Entre otras hoy resulta también de suma importancia, la preocupación por los índices de crecimiento poblacionales y la necesidad de alimentos disponibles, ante su aparente escasez globalizada, denostando un factor sustancial, en el cual vemos como la mitad de los alimentos producidos a nivel mundial (entre 1.5 y 2.0 toneladas) son desechados, conjuntamente con el derroche de los factores y recursos, necesarios para su producción (tierra,agua, procesamiento, distribución).

Entonces estamos hablando de otra cosa, al postular un análisis y un cambio de enfoque mucho mas profunde que nos exige mayor comprensión sobre el crecimiento económico y no un mero análisis esquemático o un tecnicismo de índole económico matemático. Bajo esta premisa es menester señalar y aclarar que no se trata aquí de enarbolar axiomas, que convoquen a la idea errónea de volver a una etapa anterior al capitalismo, sino de una etapa superadora del mismo, ya que ademas de inútil, no sería posible.

Mas es mejor, esta premisa advierte, que el crecimiento económico es supeditado a la mayor amplitud de volúmenes y variedades de bienes, solamente se agota allí, no existe mayor amplitud de variedades en otros niveles de la vida social. (trabajo, educación, cultura, salud). Podemos entonces establecer en cuanto a linealidad de un análisis económico:

“Cuando todas las oportunidades con que cuenta el individuo se mantengan sin cambios a través del tiempo, al continuar el crecimiento económico, es concebible que se llegue a una etapa mas allá de la cual, los niveles de producción, no añadirán mucho a su bienestar. La razón para ello es que no solamente existe un punto de saciedad, aún para el animal mas adquisitivo sino ademas a que en las sociedades con altos ingresos la satisfacción individual termina dependiendo menos de su ingreso absoluto, y mas de su ingreso en relación con los ingresos de los demás”

Esto ya es de por si, una atribución a la inutilidad de un enfoque económico técnico, en cuanto al análisis de la complejidad que enmarca el crecimiento económico, desde la política-económica, llegando a una complacencia engendrada socialmente.

La sobre-explotación de los recursos y el agotamiento acelerado de las materias primas para el sostenimiento del crecimiento y el incremento constante de la contaminación en prejuicio directo o indirecto de la población ante ello se alega el grado optimo o correcto de contaminación, pero esto nunca implica que la población cuente con la información necesaria para estimar la extensión de los daños es decir para analizar los riesgos que están dispuestos a soportar sobre ellos mismos y sus descendientes en pos del beneficio social otorgado por cierto grado de contaminación que exceden los costos sociales de los daños que cause. Tampoco es cierto que en el análisis de desbordes ambientales provocados por el crecimiento sean subsanados por este, ya que son reconocidos esos gastos de reposición, no como bienes intermedios, sino descontados del ingreso neto nacional, es decir como un gasto mas, agregado al daño al medio ambiente, por mantener las condiciones anteriores de bienestar, entonces no aumenta, sino mas bien disminuye.

Es por esto que desde el enfoque clásico de la economía, tan instaurado y difundido, una sociedad bajo el nazismo, una de esclavos y otras de hombres libres, pueden ser compatibles, comparables y análogas, en las mediciones de sus mercados y con una elevada productividad sin importar ninguna condición. Resumidos al eterno juego de oferta-demanda.

A medida que nos sumergimos progresivamente en las mediciones económicas, podemos postular que la definición del ingreso neto nacional, es el aumento del valor del producto por encima de todos los gastos necesarios para mantener el capital, aquellos bienes intermedios que mantienen y hacen funcionar la maquinaria industrial, corazón del sistema y a su vez tomados como costos necesarios para tales objetivos. Y la definición a contraluz de lo que verdaderamente recae sobre el progreso y crecimiento económico, es ultra necesaria para determinar si lo postulado en los cálculos económicos, son realmente y no relativamente, aportes al bienestar social y como contribuciones a un mejor nivel de vida.

Podríamos analizarlos en cada una de las cuestiones que oímos mencionar con tanta liviandad en  las campañas políticas cuando se habla de los ciclos económicos y sus agentes, en materia de: seguridad y defensa transporte, educación y cultura, medios de comunicación, recreación y entretenimiento, indumentaria y vestimenta, tierra-hogar, y demás servicios. Cuestiones que analizaremos en próximas entregas y revestiremos de mayor profundidad.

Fuentes:

-El imperialismo, etapa superior del cpitalismo. V. I. Lenin 1917- Ed.Anteo
– El debate sobre el crecimiento economico- E.J. Mishan- 1983- Ed. Sudamericana
– Costos del crecimiento economico- E.J. Mishan- 1972 – Ed. Sudamericana
– Indicadores poblacionales, Archivo estadístico Banco Mundial- Grupo del Banco Mundial.
– El Capital – Karl Marx obras completas – 2001- Ed. Akal
– Estudios sobre alimentos a escala mundial, Europa y EE.UU. – Institution of Mechanical Engineers- 2013

 

 

 

A esa fábrica de huelgas

Aquella noche no llovió, pero amanecí con el alma inundada…

 

Me resumo en ti, al final de cada libro,

en la visión disgregada de tus pasos,

en el silencio en que arden los deseos,

abrigando la espera sin preámbulos.

 

Porque redimo el olvido a tu lado,

suspirando libertad en un solo verso.

 

 

Repetición de lo que nunca alcanzamos,

fumando un siglo en media hora,

sobre los pasos grises de un regreso,

caricias que encienden la memoria.

 

Un mundo en tu voz,

danzantes formas que inundan los sentidos,

fundidos en tu piel, cadáver dulce de la derrota,

brota de la ausencia, entrelazada en tu silencio.

 

Manuel de la Cuesta  01/01/2016

 

El diván rojo

Kisling - Au divan rouge

.

Desnudándome de sombras, me sostienes

menguante, en las risas que socavan

los suspiros sórdidos y durmientes

placeres, que tus manos incitaban.

.

Mandato del encuentro sin reproches,

miradas vanas, de ternura huían,

fuego de verano sin ilusiones,

relojes que aún aletargaban.

.

Guiños melancólicos del silencio,

transitan la niebla cotidiana,

quimera que irradias artificio.

.

Rozas la magia, ambigua mundana

entre suspiros, dolor y cansancio,

recuerdos, de mi triste casquivana.

.

Manuel de la Cuesta – 2013 

 

 

 

 

 

 

Rabindranath Tagore. “Nacionalismo”. Segunda Parte

Hola Amigos y Amigas, les traemos la segunda parte del resumen analítico de la obra de Rabindranath Tagore sobre el nacionalismo.

 

En ésta ocasión sobre el Nacionalismo en Occidente.

 

Tagore comienza, en este apartado tomando en cuenta las dificultades y los procesos de cambio que genera el contexto y la naturaleza en el ser humano, y de cómo las diferentes civilizaciones optan por un camino, un destino al cual abordar. Esto conlleva, la diversidad de razas y cultural que cada pueblo contiene en sus interiores, transfiriendo éste análisis a India que es su país, y su esfuerzo por unir en una misma reglamentación social a tantas razas, pero con los errores que conserva la misma postura crítica que enuncia el autor, ante el Nacionalismo.

“Ni la vaguedad indefinida del cosmopolitismo ni la feroz idolatría del culto a la nación son el fin de la historia humana.” (1)

También establece una analogía entre las consideraciones y las respuestas a esas exigencias de ordenamiento social, consolidación de la unión interna y prospera.

“En Occidente la maquinaria nacional del comercio y de la política produce pacas de humanidad pulcramente comprimidas que tienen su utilidad y poseen gran valor en el mercado, pero la sujetan aros de hierros y se las etiqueta y clasifica con esmero y precisión científicos.”(2)

Bajo esta descripción propone la irrupción de la Nación de Occidente en la India, que en su proceso de transformación espiritual (…) “en la feliz consciencia de relación eterna y personal con el espíritu.” (3).

Como una cuestión histórica y social, señala las duras ocasiones en que la India ha tenido invasiones de civilizaciones, muchas veces cruda y sangrienta, pero nunca se había topado ante una Nación, y como incide en esto la concepción de tal cuestión, otorga su propia concepción; “La Nación surge de la unión política y económica de un  pueblo, y es el resultado de convertir a toda la población en una máquina capaz de cumplir ciertas metas. La sociedad como tal no tiene ninguna finalidad ulterior, es un fin en sí misma.” (4)

Infiere aquí en las reglamentaciones sociales que acompañan la naturaleza humana, para fundirse en un ideal de vida solidaria, y por la faz política asegurar la supervivencia. Estipula que el poder cuando genera acumulación de riqueza, envenena y recorre con gran rapidez de un pueblo a otro, generando odio y envidia, lo cual la esfera del poder no es la de los verdaderos ideales humanos. “Explotando la codicia y el miedo humanos, ocupa un espacio cada vez mayor en la sociedad, hasta acabar convirtiéndose en la fuerza dominante.” (5)

Contempla la situación en el camino histórico de la humanidad en pos del tecnicismo, una sociedad técnica.

Por medio de un interludio en el cual Tagore hace hincapié en el cambio producido en el núcleo de las relaciones entre hombres y mujeres que caen lentamente en la primitiva psicología del enfrentamiento cuando los seres humanos dejan de buscar la plenitud en una unión basada en la entrega mutua. Establece una comparación en cuanto al papel y el enraizamiento en la vida social de la humanidad y un padre al que el vicio le corrompe e impide cumplir sus obligaciones familiares.

“Cuando se deja convertir en una organización de poder perfecta, son pocos los crímenes que es incapaz de cometer, porque lo que mueve y justifica la existencia de una máquina es el éxito, el bien sólo puede ser la finalidad y el propósito de un hombre.” (6)

Es por ello que anulando al hombre sin compasión y sin responsabilidad moral no es más que, el Imperialismo, al que el autor refiere al mencionar a aquél ser abstracto como la Nación de Occidente, que gobernaba la india en esos tiempos, sin conocer las lenguas nativas, sin contacto con su población y aún así desde la distancia orientar el rumbo político y económico para después hacerlos retroceder mediante la maquinaria burocrática.

Curiosa y lúcida perspectiva nos entrega al decir que los periódicos ingleses que solo cubren los incidentes callejeros de Londres con patetismo y cierto aire sobrado de decencia, nada mencionan de las calamidades que se producen en la India por su interrelación.

“No se trata del gobierno británico, sino del gobierno de una Nación, que es el egoísmo organizado de todo un pueblo en su faceta menos humana y espiritual.” (7)

El autor recalca el hecho positivo y nutritivo más equilibrado para su pueblo sobre la protección de las leyes del hombre, se basan en el aprendizaje en una disciplina necesaria para garantizarla estabilidad y continuidad del progreso en la civilización aplicada a la justicia  por medio de leyes y a todos los hombres y mujeres por igual, independientemente de su casta y color.

Las críticas que Tagore desenfunda ante la Nación de Occidente en la pueril relación de dominio y “protección” son exhaustivas y se solidifican en cuanto a los distintos aspectos de la vida en el país invadido por la Nación. En la Educación, repudia la implementación deliberadamente mezquina. “La ración de educación que se nos asigna es tan increíblemente pobre que debería atentar contra el sentido de la decencia de la humanidad occidental” (8)

Atribuye a ésta designación educativa a conformar un escenario propicio para el desarrollo de las armas de la Nación de Occidente utilizadas para desgarrar a sus presas.

“Lo cierto es que el espíritu de conflicto y conquista está en la raíz del nacionalismo occidental. Este no se basa en la solidaridad social. Ha desarrollado una organización de poder perfecta a costa del idealismo espiritual.” (9)

Definiendo a éste aspecto, recalca que como toda civilización que ostenta el poder, es excluyente y nunca muestra la verdadera fuente de poder a los que ha elegido explotar.

La intervención y la cara real de la Nación de Occidente se ve en muchas intenciones, cuando la educación impartida es precaria y limitada y los servicios de salud y sanitarios son despreciados, la policía, el ejército, los tribunales, el departamento de Investigación Penal, y los servicios secretos, son los mas apreciados y nutridos y ocupan cada centímetro del territorio.

Una reflexión que quizá sea de la más asertiva y aplicable a nuestra actualidad en los que la política y el fundamento filosófico político se entrecruzan se marean y revuelven entre conceptos como gestión y administración.

“La mera administración es improductiva, no está viva, no es creativa. Es una apisonadora de formidable peso y potencia y tiene su utilidad, pero no contribuye a fecundar la tierra.” (10)

Expuesto a esto; para el individuo el problema no es cuantitativo sino más bien cualitativo, reside entonces, en la reducción de los márgenes de la verdadera libertad.

Ésta Nación somete a aquellos individuos de la No Nación, a una infatigable vigilancia propia de maquina, que carece de la facultades humanas, se vuelve un espía constante de aquellos que no la aceptan pudiendo asfixiar a una inmensa población sin ninguna escapatoria.

“El pueblo acepta con alegría y orgullo esta esclavitud  mental que lo invade todo debido a su deseo de convertirse en una maquina de poder llamada nación y emular la sofisticación colectiva de otras maquinas.” (11)

 Bajo la respuesta que si todos lo hacen para obtener ventajas, la única fraternidad posible es la del vandalismo.

La Nación con sus instrumentos, parafernalia de poder y prosperidad, banderas, himnos, oraciones y fuegos de artificio, trata de ocultar que el mayor de los males es la Nación misma. No teniendo otro deseo de explotar las debilidades del resto del mundo, como esas larvas que viven de la carne de sus victimas manteniéndolas con vida para devorarlas de manera más provechosa.

Occidente lleva mucho tiempo matando de hambre la vida interior del individuo en provecho de su vida profesional, esto hace históricamente desde el surgimiento de la ciencia y la era del intelecto.

Para Rabindranath Tagore, la ciencia es utilizada para quebrantar la integridad humana natural, puesto que cuando se es plenamente humano no podemos degollarnos mutuamente porque nuestro instinto social y nuestras tradiciones morales lo impiden. Sise instiga al individuo a perpetrar tal acto se deberá quebrantar su integridad mediante alguna disciplina que anule su voluntad, embrutezca su mente y automatice sus movimientos. Cuando se diluye esta complejidad del individuo surge la abstracción de la fuerza destructiva que o guarda relación con la verdad del ser humano y que muchos hombres de ciencia han hecho creer por muchas décadas, que el hombre conserva en sus instintos un ser brutal y mecanizado.

“Hace tiempo que viene advirtiéndose este proceso de deshumanización en el comercio y la política.” (12)

Conlleva el análisis de que cada país lanza su red de espionaje para hacerse con los secretos traicioneros que fermentan las relaciones diplomáticas. Algo que resulta muy contemporáneo y actual a la realidad del mundo globalizado y en red de hoy; nos plantea: “¿Y que hacen los servicios secretos sino comerciar clandestinamente a favor de la Nación de Occidente con secuestros, traiciones, y todos los espantosos delitos que nacen en lo mas hondo de la podredumbre?” (13)

El progreso y el avance que demuestra la Nación, que receta y condiciona, y cohesionan, a los demás países para su aplicación es un avance de gran magnitud pero superficial, no hecha raíces en la humanidad. Bajo sus efectos el pueblo entero puede poner en práctica su programa sistemático de egoísmo virulento sin tener la menor conciencia de perversión moral que entraña, es mas, si se le indica que es así, puede volverse peligrosamente rencoroso contra aquellos que lo critican. Un pequeño espectro en éste análisis, en similitudes con concepciones marxistas, hacen eco en las palabras de Tagore; al señalar:

“El hombre, el individuo, tiene que luchar por su vida protestando contra la acumulación de objetos materiales donde debe de estar el corazón y de sistemas y políticas donde debieran fluir relaciones humanas vivas.” (14)

“De entre sus propios hijos (Los de la Nación de Occidente) surgirán aquellos que acabarán con la esclavitud de ésta ilusión, de ésta perversión, de la fraternidad basada en el egoísmo. Serán dueños de si mismos como hijos de Dios y no como esclavos cautivos de una maquinaria que convierte a las almas en mercancías y divide la vida en compartimientos que con sus garras de hierro, arranca el corazón al mundo y no sabe lo que ha hecho” (15)

Para culminar el análisis y resumen del Nacionalismo de Occidente de Rabindranath Tagore, hemos de remarcar las notables características naturales del autor, su sutileza poética y conceptual sin dejar de aventurarse a la crítica y análisis político, social y filosófico, con igual tino.

Acerca de esta especial caracterización del autor ejerce uso de la palabra escrita y sucinta, en esta reflexión final; Cuando el poder rompe todas las barreras que encuentra para allanarse l camino cabalga triunfalmente hacia el golpe definitivo y mortal. Cada día real  su freno moral sin saberlo y la resbaladiza senda que parecía fácil de recorrer lo conduce hacia su destrucción” (16)

Rabindranath Tagore. “Nacionalismo”. Primera Parte

Buenas amigos y amigas, en esta oportunidad, como lo prometido es deuda les traemos el análisis sobre Nacionalismo entre George Orwell y Rabindranath Tagore. Muchas Gracias por leernos.

Comenzaremos con el análisis deRabindranath Tagore sobre Nacionalismo.

En esta obra Tagore, hace hincapié en la diversificación del nacionalismo, con características propias de las diferentes culturas y naciones en las cuales basa su análisis, y también en el contexto en los cuales se dan las acciones y dinámicas históricas correspondientes a cada etapa y periodo del territorio, sea nación o región, que estudia.

Mas allá del análisis contextual, y pragmático utilizado por Tagore es una cuestión conceptual y referente al dogmatismo, que nos inquieta. Sin más preámbulo, nos aventuramos a este interesante resumen analítico.

Tagore, expone en tres apartados sobre una misma concepción de Nacionalismo, en tres regiones que tendrán justificación, cuestión que mas adelante argumentaremos. Estas regiones son:

El Nacionalismo en Japón.

El Nacionalismo en Occidente.

El Nacionalismo en La India.

El Nacionalismo en Japón.

Tagore comienza su análisis con la cuestión histórica a la que sometía  a Oriente, cuestiones que hacen mancillar la relación con el pasado, una acusación y cuestionamiento recurrente por parte del avance Occidental, de ese “renacimiento” histórico y también mezquino de Occidente. Y así dentro de esas concepciones creídas y asumidas por los pueblos de Asia, Japón se despertó del letargo;

“Habíamos olvidado que en Asia se fundaron grandes imperios en los que florecieron la filosofía, las ciencias, las artes, y la literatura y que fue cuna de todas las grandes religiones del mundo” (1)

Estipula el lapso en que Oriente, en su letargo, comenzó efectivamente a consumir de su historia, y no replantearse nuevas metas, en lo que acontece a la humanidad, un pesado y largo sueño en el que se sumergieron, obedecía a las costumbres, los hábitos y la seguridad que generan sus pertenencias, no permitiendo así el contacto con nuevas sendas y experiencias.

Habla del rápido derrumbamiento de esas murallas de sueño que dormían al pueblo, por parte de Japón, acontecido con tal rapidez que se dudaba de su prolongación histórica, y se lo consideraba efímero y pasajero. Pero Japón demostró que no es así, puesto que conlleva en su trajín la plenitud de lo nuevo, mezclado y unido al legado ancestral de Oriente.

Con el ejemplo de Japón hacia el resto de Asia, nace la tesitura en la cual se propiciará el debate, la imitación por un lado, y la concepción propia de la identidad y naturaleza de cada pueblo. Tagore descarta la idea de que Japón asimila el proceso de imitación y simulación, puesto que no asegura prolongación ni profundización cultural, hay cuestiones naturales que impiden que sea un camino seguro y perdurable por la mera imitación sistemática de Occidente.

“En la fase imitativa de la escolarización no somos capaces de distinguir entre lo que es esencial y lo que no, entre lo que es transferible y aquello que no lo es (…) Allí donde surge la vida, esta se afianza aceptando o rechazando según sus necesidades constitutivas. El organismo vivo no se fusiona con su alimento, lo transforma en su propio cuerpo. Solo así se hace fuerte, no por mera acumulación de posesiones o renunciando a su identidad”. (2)

Como el proceso de industrialización occidental daba sus primeros pasos en Japón  mediante los mecanismos políticos y económicos de la revolución Meiji de tendencia conservadora, impulsando el desarrollo económico e industrializado, entre guerras intermedias, en las cuales su avance se vio consecuente al consumo económico-bélico contra otras naciones de Asia, (Rusia y China) por mencionar algunas, y además referentes a su ordenamiento social, guerras civiles internas. Anexo.

Por esta razón Tagore, preveía en relación a su futuro los caminos que adoptaría esta nación de oriente. El hecho de ser sólo la marioneta de Occidente, echaría a perder la gran iniciativa del pueblo con identificación propia, puesto que Occidente “expone al mundo a graves cuestiones para las que no ha sido capaz de hallar soluciones, a saber: conflictos entre individuos y estado, entre trabajo y capital, entre hombres y mujeres, la disyuntiva entre el afán de prosperidad material y la vida espiritual, entre el egoísmo organizado de las naciones y los ideales mas elevados de la humanidad(…)” (3)

El avance civilizatorio de Occidente ha traído muchos mas amenazas para el hombre, que cualquier hecho de barbarie en la antigüedad, sus falsos alardes de libertad han traído al hombre mas esclavitud, con formas mucho peores, invisibles para el hombre, puesto que se disfrazan de libertad y progreso. En este sentido propone el hecho de no aceptar ciegamente los propósitos e ideales modernos de occidente sin considerar la propia mentalidad y cultura, En su crítica a Europa precisamente argumenta el gran poderío económico, que devora las naciones y sustrae de el riquezas, dejando muerte y odio a su paso por todas partes del mundo, cuestión que alerta a Japón en su proceso, como voz contestaría a Europa por los designios de la humanidad, en sus debates filosóficos y humanistas. “Posee tendencias carnívoras y caníbales, se nutre de los recursos de otros pueblos cuyo futuro intenta fagocitar. Siempre teme que otras razas logren cierta preeminencia e intenta frustrar todo síntoma de grandeza que detecte fuera de sus fronteras, manteniendo a las razas mas débiles eternamente encadenadas a su debilidad”. (4)

En la segunda parte Tagore, hace un panorama completo de lo que analizo en su visita a Japón en analogía con otras naciones del mundo, incluyendo occidentales, destaca la simplicidad de su poderío, su conducta férrea y sus demostraciones de gratitud y amor en la sociedad, en contraste con la frivolidad y extravagancias europeas. Un análisis cultural sumerge a Tagore en la belleza del arte y la ciencia Japonesa. Que se ha dado en equilibrio con la organización europea en materia económica, comercial, política y científica pero el aporte de Japón en belleza, genialidad y naturaleza.

Concluye con un análisis repleto de analogías y metáforas de considerable belleza en las que explica la razón de la meticulosidad con la que se debe aceptar los métodos occidentales en oriente y frases aplastantes: “Europa no está dispuesta a renunciar a su inhumanidad pontica, con las bajas pasiones que conlleva. Sólo cree en la medicación de los sistemas, no en los cambios de actitud”.(5)

“Hemos de reconocer que Occidente posee un espíritu vivo que lucha en las sombras contra esas inmensas organizaciones, que aplastan a hombres, mujeres y niños y cuyas necesidades mecánicas violan las leyes espirituales y humanas”. (6)

“¿Acaso no percibimos la voz que resuena por encima del clamor de la batalla, los gritos de odio, los sollozos de desesperación, la indescriptible fermentación de  la inmundicia acumulada durante siglos en el corazón del nacionalismo?” (7)

“¿Acaso esa voz no nos dice a gritos que la torre del egoísmo nacional, que se hace llamar patriotismo y eleva hacia el cielo su estandarte de traición se tambaleará y caerá con gran estruendo, hundida bajo su propio peso, y que sus pendones morderán el polvo y su luz se apagará?” (8)

Bajo ésta estipulación, suponía la hermandad de los pueblos en sus diferencias, remarcando la solidaridad y la cooperación mutua, cuestión imposibilitada en Europa, cuestión que no seria posible sin la destrucción del orden nacionalista, remarcado como egoísta, en una colisión de percepción bélica, como se vería a posterior, pero de extracto diferente al propuesto por Tagore.

(1)(2)(3)(4)(5)(6)(7)(8) “Nationalism”, Great Ideas series, Penguin Books Ltd. UK. 2009 edition. / Nacionalismo. ed. Taurus . Argentina. 2012. Trad:  Federico Corriente Basús y Sonia Chaparro

Friedrich Nietzsche “El ocaso de los ídolos o como se filosofa con el martillo” Tercera Parte

Amigos y Amigas sean bienvenidos a otra entrada del Escritorio Gris,  en esta oportunidad la tercera parte del resumen y análisis del  Ocaso de los ídolos de un amigo de la casa Friedrich Nietzsche. Sin mas preámbulo proseguimos a lo que nos convoca en esta ocasión.

Una válida aclaración preliminar, el siguiente análisis no está realizado en un ordenamiento lineal de la obra, sino que la aleatoriedad de los apartados es proverbial.

…el concepto de Dios fue la primer grande objeción contra la existencia…

  • Los Reformadores de la Humanidad.  

“Sabido es lo que yo exijo del filósofo: que se situé mas allá del bien y del mal, que tenga bajo de si la ilusión del juicio moral.”

En éste apartado Nietzsche hace referencia a la educación moral impartida, oficialmente, desde la edad media hasta la actual. Remarca los medios por los cuales trascendió esa educación se arraigo en el común colectivo de la población como una cuestión inamovible e inapelable por siglos.

“Todos los medios por los cuales la humanidad había de ser moralizada, han sido hasta ahora fundamentalmente inmorales”.

Su opinión sobre la moral, sintetizando los argumentos sobre ello sentencia; “La moral es únicamente la interpretación de ciertos fenómenos, o para hablar mas exactamente, una falsa interpretación”

La reforma o tratar de reformar a los hombres es moral antonomasia, la domesticación de los hombres bestias por parte de un grupo determinado de hombres  Reformadores.  Bajo denominaciones como mejorar y perfeccionar al hombre, cuando en verdad son una mera forma de domesticación, moral a un sistema determinado.

“El animal es debilitado, es hecho menos dañino, se convierte en un animal enfermizo en virtud de la emoción depresiva del miedo, en virtud del dolor, de las heridas,  del hambre”

Enlazaré  estos conceptos, con los que expone en Incursiones de un Inactual.

El ápice 35 – Crítica de la moral de la decadencia. 

Considero que ha de ser aquí donde se redunda en el espejo de matriz filosófica en el cual se refleja el autor y la esencia de su pensamiento bajo los delineamientos de su concepción analítica de la Moral.  Su rechazo y vehemencia a la moral altruista, por su propio acercamiento e identificación con el existencialismo. Son diferencias, que a mi parecer, sostienen una aguda detracción a los basamentos dogmáticos y religiosos.

Lo infiere en tal sentido al declarar que con ello el Egoísmo propio del ser humano, entristece y cuando ésto sucede se pierde lo mejor en los individuos y los pueblos, ya que encadenados a una alienación por camuflados “motivos desinteresados”, componen la fórmula de la decadencia.

No buscar la propia utilidad, desarman los instintos, los congelan y esterilizan, “…el hombre que se hace altruista es un hombre acabado.”

Porque en lugar de aplicar la  auto desvalorización, le atribuye la desvalorización al mundo y a la vida. Este tipo de afirmaciones son un gran peligro para la postura de Nietzsche, menciona los efectos contagiosos que producen, su difusión y florecimiento  sobre los campos morbosos de la socieda, en tal sentido lo que hace la religión (el cristianismo) y como lo hace la filosofía (Schopenhaueriana).

Como sentencia en esta cita, ” En ciertas circunstancias semejante vegetación de plantas venenosas, crecidas de la putrefacción, envenena con sus exhalaciones la vida por mucho tiempo, por milenios” 

Enlazaré aquí con el apartado 21- referido a Arthur Schopenhauer.

Comienza considerando e igualando en su espacio, como un acontecimiento europeo tal como lo es Goethe , Hegel y Heinrich Heine, los tres alemanes, al igual que Schopenhauer y el propio Nietzsche.

Un caso primario, malignamente genial que introduce una valoración Nihilista del conjunto de la vida y las afirmaciones de si mismo. Así interpretó el arte, el heroísmo, el genio, la belleza, la gran compasión, el conocimiento, la voluntad verdadera, la tragedia, todos conceptos dependientes de la necesidad de negar la voluntad.  Un heredero de la interpretación cristiana, pero que supo aceptar las grandes obras de la cultura humana cosa que el arraigo de San Agustín dentro del cristianismo , rechazaba. Aprobándolas como estimulante de la necesidad de redención.

Schopenhauer y la belleza. Con un apasionamiento melancólico ve en ella una momentánea liberación de la voluntad, ve negado en ella, el instinto de generación que no puede crear nada. Pero la naturaleza con su belleza en los sonidos, en los colores, los olores y movimientos, lo CONTRADICEN, también lo hace Platón, que sostiene que toda belleza sirve de estímulo a la generación, con efecto tanto de las cosas materiales, como del espíritu.

Una Curiosidad.

Platon declaraba que no había existido filosofía platónica si en Atenas no hubiese habido jóvenes tan bellos, que inspiraban al filósofo. Ésta filosofía erótica de Platón termina por madurar la dialéctica, una nueva forma de la razón o del desafío griego. Al igual que ésta, toda literatura francesa madura en el campo de interés sexual.

 

Los encontrados

Encontrados

   Los Encontrados

Los encontrados añoran,

derraman sus gestos de letargo en la tierra;

los encontrados caminan sin pausa en la sombras del amor,

entregan sus manos al sol.

Los encontrados recorren ansiosos, sedientos de memoria,

el sendero dormido,

acompañan la montaña, se cubren de la noche en su silencio.

Los encontrados miran la historia de igual a igual,

gimiendo en los lamentos, en los campos del dolor,

saben que su destino es la lucha, interminable… infinita.

Los encontrados se aman entre maíz y sol,

cubriendo las tardes de sueños,

de humanidad infante, sollozan fraternos y ancestrales.

Los encontrados, no encuentran, comparten su búsqueda,

los cimientos de la vida, el ser de la esperanza…

                                             Manuel de la Cuesta.  Mayo 2013

Friedrich Nietzsche. “El ocaso de los ídolos o como se filosofa con el martillo”. Segunda Parte.

Hola Amigos y Amigas, otra vez nos reencontramos y en el mas devenido placer de seguir desentrañando esta obra, recordando que es un análisis subjetivo de los aspectos que me parecen mas sustanciosos, para ésta especie de resumen analítico.

Ahora daremos comienzo con un apartado muy interesante. La Razón en la Filosofía.

Este aparatado comienza y se desarrolla con la respuesta a la siguiente pregunta:  ¿Qué es idiosincrasia en los filósofos?. Nietzsche hace una crítica ante la falta de sentido histórico, puesto que se estacionan en conceptos meramente suspendidos en el tiempo.  “Los filósofos matan, disecan;esos idolatras del concepto, cuando adoran son un peligro para la vida de las cosas”. Pone de manifiesto además, en el rechazo, el odio de los filósofos hacia el devenir, hacia el cambio, la generación y el crecimiento.

 “Ahora bien; todos ellos creen y creen con desesperación en el Ser. Pero como no pueden apoderarse de él, buscan las razones de que les huya” . En la interpretación con  interrelación al Ser, los filósofos encuentran a los sentidos,  a la historia, al devenir y a la mentira como parte obstaculizante, como una basura o piedra en el ojo que no les permite, ver el Ser, aquél Mundo Real.

“Moraleja: negar todo lo que da fe a los sentidos, todo el resto de la humanidad: todo ello es Pueblo.”

El autor se reconoce en su veneración a Heráclito al decir que los sentidos no mienten, es decir que para los filósofos lo que sería la Mentira, no se encuentra impregnada a los Sentidos, sino en su instrumentación, en lo que hacemos con lo que nos dicen, con lo que declaran y testimonian. Como lo son la Mentira de la Unidad, la Mentira de la Objetividad.  Expresa que La Razón,  es lo que provoca que falsifiquemos a conveniencia, la declaración, el testimonio, lo que nos dicen los sentidos.

“Pero Heráclito tendrá, eternamente la razón al sostener que el Ser es una ficción vacía. El Mundo Aparente es el único mundo; el Mundo Real es sólo una adición de la mentira…”

Una crítica de gran solidez al abordaje filosófico sobre los conceptos, en base a la utilización de jerarquía conceptual, esta monarquía reinante de centralizar y colocar en primer plano de grado, a los mas generales , a los conceptos mas vacíos y que a partir de ellos se engendren los mas altos, es decir que aquellos primeros, los mas bajos, son Causa Sui, se generan de sí mismos. Con estos los ” …los filósofos tienen aquí su estupendo concepto de Dios…”

Continua, su premisa primera, estableciendo una analogía a otros tiempos en lo que se veía a la  variación, al cambio, al devenir, una apariencia que incitaba al error. Y hoy (el hoy del autor) como contrapartida, mediante el prejuicio de la Razón, la Unidad, la Identidad, la Duración, la Sustancia, la Causa, la Materialidad, el Ser, hacen necesario el error. ” Estamos en nuestro interior seguros que aquí está el error”

El Lenguaje, que defiende ese error, pretendido y necesario, cree que la Voluntad en general es una Causa, “Cree en el Yo, en el Yo como un ser, el Yo como sustancia, y proyecta, sobre todas las cosas, la creencia en el Yo sustancia; crea con esto la Noción de Cosa”. El error de creer en la Voluntad como una cosa que obra, que es una facultad. Para los filósofos que en tiempos mas iluminados resolvieron que estas categorías no podían provenir del Empirismo, y así se cometió otro error: ” Nosotros debemos haber habitado anteriormente un mundo superior (en vez de decir un mundo muy inferior, con lo que se había dicho la verdad); debemos haber sido divinos porque tenemos la razón”.

Concluye este apartado con cuatro tesis, en la primera dice que el Mundo Real, es el que el mundo muestra, otra cualidad de realidad es absolutamente indemostrable.

En la segunda; establece que las características atribuidas al ser, son características del no ser, de la nada misma. Porque se ha “construido un Mundo Verdadero, contradiciendo al Mundo Real(…) Una ilusión óptica moral.”

La tercera estipula que no tiene sentido hablar de un mundo diverso a este mundo, porque cuando nos toca ver un mundo de calumnia, de empequeñecimiento, de desconfianza hacia la vida, fantaseamos con Otra Vida, una Vida Mejor.

En la cuarta y última tesis, Nietzsche señala que dividir al mundo en un mundo verdadero y un mundo aparente, como lo hace el cristianismo, o al modo de Kant que fue un cristiano disfrazado, es el dominio de la decadencia, de una vida declinante. ” La apariencia significa realidad, en este sentido, una vez más, pero elegida, reforzada, corregida”